Cómo activar la parte de tu cerebro que controla la motivación

Todos sabemos que deberíamos dejar el cigarro y comenzar a ir al gimnasio de cuando en cuando, sin embargo no lo hacemos. Hay un grupo de neuronas en nuestro cerebro que es esencial para la motivación. ¿Qué te parecería tener acceso a ellas y poder usarlas para automotivarte? Estas neuronas están localizadas en medio del cerebro, en una región llamada tegmental ventral. Un artículo publicado recientemente en Neuron, sugiere que podemos activar esta región con un poco de entrenamiento.

Para este estudio, los investigadores de universidades sometieron a 73 sujetos a una resonancia magnética, un escáner que puede detectar qué parte de el cerebro se encuentra más activa; ellos se enfocaron en el área asociada con la motivación. Cuando los investigadores decían: motívate y has que esta zona de tu cerebro se ilumine, la gente simplemente no lograba hacerlo.

motivación neuronal para estudio

La doctora Alison Adcock, una siquiatra de la Universidad de Duke y autora del estudio, decía que no lograban hacer que los participantes se automotivaran. Pero que eso cambió cuando se les permitió ver cómo el área tegmental ventral de sus cerebros, presentaba actividad.

John Gabrieli, un neurocientífico del Instituto de Tecnología de Massachusets, que no estuvo involucrado en el estudio de la Dr. Adcock, dice: “toda tu mente es capaz de hablarle a una parte específica de tu cerebro, de uno modo que nunca antes podrías haber imaginado. Con entrenamiento puedes aprender a encender esa parte, intensificarla, calmarla, apagarla”

Usar una resonancia magnética para este tipo de retroalimentación cerebral es más efectivo que otras técnicas usadas con anterioridad, como poner electrodos en el cráneo o usar encefalogramas, Gabrieli dice que la resonancia magnética permite enfocarte en un sistema o estructura cerebral específico, lo cual hace más factible que el sujeto pueda cambiar su comportamiento.

Dos de los investigadores, Kathryn Dickerson y Jeff MacInnes, probaron este sistema en sí mismos. No todo funcionó. Dickerson dijo que ella intentó recordar algunas cosas que, pensó que podían encender esa parte su cerebro, pero que no lo logró.

Entonces decidió cambiar de estrategia y darse a sí misma una plática motivacional, algo como: Me encanta esto. Anda Katie. Mueve el termómetro. Házlo, muévelo. Traté de animarme. Eso resultó sumamente efectivo. Fue emocionante.

Fue agotador, dice MacInnes. “Logarlo fue una experiencia muy difícil. Tienes que generar intensos estados motivacionales durante veinte segundos, intercalados en lapsos de tiempo. Fue muy cansado para los participantes.

Los participantes del estudio tuvieron experiencias similares a las de la Dra. Adcock. Pero cuando les quitó el medidor de retroalimentación, los participantes pudieron seguir encendiendo el área tegmental ventral de sus cerebros, solamente pensando en ciertas cosas que los motivaban. “La gente logra cambiar su humor cuando hacen este tipo de ejercicios,” dice la Dra. Adcock. “Realmente logran enfocarse mucho más y están más entusiastas. Creo que este efecto comienza a alcanzar partes del cerebro, relacionadas con el aprendizaje y la memoria.

Emociona, porque los resultados muestran que después de este entrenamiento, algo cambió, dice Dickerson, el cerebro no es exactamente el mismo. Ella cree que la gente puede estar logrando un estado mental que está más dispuesto a aprender y motivar.

Si esto es verdad, será extraordinariamente útil, dice Gabrieli. Usar las resonancias magnéticas para lograr un cierto control sobre partes específicas del cerebro, no es nuevo; pero este es el primer estudio que muestra que esto puede ser aplicado a la estructura cerebral más importante para la motivación humana. Esto puede ser extremadamente valioso para los humanos en todo aquello que quieran lograr en sus vidas.

O puede también aplicarse a hábitos que queremos construir o romper, dice Gabrieli. Lo más existente de esto es pensar si, a partir de ahora la gente puede usar estos resultados para adquirir más control sobre comportamientos que son difíciles. Habría que ver si gracias a esto se pueden crear hábitos sanos como comer bien, dejar de fumar y, me pregunto si una persona con adicciones puede hacer uso de esto exitosamente…

Quizá algún día se convierta en una herramienta clínica. Por ejemplo, este grupo particular de neuronas en el cerebro medio es parte de un sistema de dopamina. Adcock cree que activar las neuronas de esta manera, hace que se libere dopamina, la cual podría reemplazar a las drogas que se usan para ciertos desórdenes mentales.

Luego del estudio, los participantes han continuado con las mismas estrategias para motivarse, en la vida cotidiana. Si esto está funcionando, este entrenamiento cerebral con resonancia magnética, puede ser un camino para que logremos llegar al circuito de la voluntad, de nuestros cerebros. Eso, dice Gabrieli, sería fantástico.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>